14 de dic. de 2014

The properties of water and their applications for training.


The biological effects of immersion in water, which are related to the fundamental principles of hydrodynamics, may be beneficial in certain training contexts. The effects and physical properties of water, such as density, hydrostatic pressure and buoyancy are highly useful resources for training, when used as a counterbalance to gravity, resistance, a compressor and a thermal conductor. Not only does the aquatic medium enable a wider range of activities to be used in a context of low joint impact, but it also constitutes a useful tool in relation to sports rehabilitation, since it allows the athlete to return to training earlier or to continue with high-intensity exercise while ensuring both low joint impact and greater comfort for the individual concerned. Moreover, this medium enables the stimulation of metabolic and neuromuscular systems, followed by their corresponding physiological adaptations allowing both to maintain and improve athletic performance. Hydrotherapy can also play a beneficial role in an athlete’s recovery, helping to prevent as well as treat muscle damage and soreness following exercise.

Key words: aquatic training, rehabilitation, recovery.

Journal of Human Kinetics, 2014, 44 [InPress].

@lorenatorres07
@xschelling

17 de sept. de 2014

Oportunidad para hacer Tesis Doctoral | Ph.D Opportunity

Proyecto de Investigación | PhD Research Project:

Las dinámicas de posicionamiento, el comportamiento táctico, las exigencias físicas y fisiológicas y la emergencia de acciones motrices en deportes de colaboración oposición: una visión holística.

The dynamic positioning, tactical behavior, physical and physiological demands and the emergence of motor actions in team sports: a holistic view.

El objetivo principal de esta investigación será analizar las dinámicas de posicionamiento, el comportamiento táctico, la carga de trabajo (carga externa y carga interna) y el la emergencia de acciones motrices del jugadores en función de los constreñimientos impuestos en diferentes formatos de juegos reducidos (SSG) en jugadores expertos / profesionales y amateurs de fútbol y baloncesto, tanto en grupos masculinos como femeninos. El conocimiento de los efectos de estas manipulaciones constituirá una importante contribución para comprender la representatividad de las tareas de entrenamiento y, en definitiva, sus efectos sobre el rendimiento del juego / partido.

The main objective of this research is to analyze the dynamics of positioning, tactical behavior, workload (external load and internal load) and the emergence of motor actions of players in terms of constraints imposed on different formats small-sided games (SSG) in experienced players, professional and amateur soccer and basketball, both male and female groups. The knowledge of the effects of these manipulations will constitute an important contribution to understanding the representativeness of the training tasks and, ultimately, their effects on the performance of the game / match.

7 de sept. de 2014

Ona Carbonell: un año de entrenamiento

Aquí podéis ver un vídeo con algunos ejemplos del trabajo que hemos realizado con Ona (Carbonell) esta temporada (2013-14). Este vídeo pretende ser una recopilación de algunos de los ejercicios y metodología que hemos seguido [sin dar mucha información para el rival! :) ], donde se vea la progresión y evolución de Ona desde el inicio de la temporada hasta los Ctos. de Europa de Berlín. Gracias a todo el equipo de trabajo!



2 de sept. de 2014

Pruebas de producción energética para deportes colectivos. Algunos ejemplos.

El primer debate: ‘pruebas de laboratorio versus pruebas en el terreno de juego’  y ‘pruebas generales vs pruebas específicas’. Uno de los debates que aparece a lo hora de tratar el aspecto de la valoración física se produce en torno a qué pruebas serán “mejores”, más fiables, útiles, reales, etc. Por un lado, encontramos las pruebas de laboratorio, aquellas que debido a su diseño y procedimiento permiten una alta confianza (validez, reproducibilidad, etc.), pero sin embargo, una baja validez ecológica; y, por otro lado, tenemos las pruebas “de campo”, que por sus características implican menor confianza, pero sin embargo representan una alta validez ecológica. En mi opinión, ambos tipos de pruebas serán adecuadas  dependiendo de aquello que se quiera valorar. En definitiva, las pruebas deberán ayudar a proporcionar un perfil físico y una descripción de las características fisiológicas que al final ayuden a alcanzar el rendimiento (éxito) deportivo.


Variables físicas que determinan el rendimiento deportivo:
a)      Antropométricas
b)     De producción energética:
a.      Metabolismo aeróbico
b.      Metabolismo anaeróbico
                           i.      Láctico
                           ii.      Aláctico
c)      Neuromusculares
a.      Fuerza
b.      Velocidad y velocidad de reacción
c.       Coordinación
d.      Propiedades mecánicas (musculares)

(...)
En esta ocasión veremos: b)  Pruebas de producción energética.
Por un lado, encontramos las pruebas de laboratorio, en las cuales, normalmente, se realiza un ejercicio de intensidad progresiva máximas, para conocer el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) y la velocidad máxima aeróbica (VAM), entre otros parámetros. El posible problema de este tipo de pruebas es que se requiere de un laboratorio y un equipamiento costoso y que además, normalmente, las realizan médicos o fisiólogos, y es posible que no todo el mundo disponga de estos medios.

Por otro lado, disponemos de pruebas que persiguen estimar algunos de los mismos parámetros, pero que se realizan en el campo. Este tipo de pruebas se presenta como una solución cuando no se disponen de los medios necesarios para realizar las pruebas de laboratorio. También tienen la ventaja de que permiten valorar a más (o todos) los deportistas a la vez. En este caso, estas pruebas se pueden dividir en i) pruebas continuas, y ii) pruebas intermitentes.

Las primeras pruebas para determinar aspectos metabólicos en deportes colectivos provienen de deportes de prestación, donde se realizaban pruebas continuas, entre las que destacan algunas como el Test De Cooper (Cooper, 1968), el Test de Montreal (Leger & Boucher, 1980), el Test de Leger (Leger & Lambert, 1982). El resultado de estas pruebas permite estimar el VO2máx , así como la VAM. El test de Leger, o test de 20-m SRT, a diferencia de los otros, introduce el concepto de cambios de dirección (180° para cada cambio de dirección). Esto, en un primer momento, apareció como algo interesante para deportes colectivos, en los cuales se producen cambios de dirección. Sin embargo, su resultado final supone menor precisión a la hora de poder estimar variables como el VO2máx  o la VAM.

A partir de este tipo de pruebas han ido apareciendo otras diseñadas para evaluar el rendimiento aeróbico-anaeróbico en deportes colectivos. Una de las más utilizadas es el Yo-Yo Intermittent Recovery Test (Level 1 y Level 2) (Bangsbo, Iaia, & Krustrup, 2008; Krustrup et al., 2003a, 2003b). Encontramos una gran cantidad de estudios, y en diferentes deportes (futbol, baloncesto, rugby, balonmano, hockey, etc.) que utilizan esta prueba. Ésta, está diseñada para: i) alcanzar la Frecuencia Cardiaca máxima (FCmáx) y conocer el VO2máx  (AER), la capacidad anaeróbica, la capacidad de recuperación entre esfuerzos, la capacidad de aceleración (asociada al estrés neuromuscular) y las habilidades en los repetir sprints (RSA) y cambios de dirección (COD).

Más recientemente, el 30-15 Intermittent Fitness Test (IFT) (Buchheit, 2008a, 2008b) también está siendo utilizado para este tipo de valoración, en diferentes deportes colectivos, especialmente en fútbol, aunque también en balonmano y, más recientemente, en baloncesto. La diferencia principal con el anterior es que al finalizar este test se obtiene la Velocidad IFT (VIFT), velocidad que sirve como referencia para programar entrenamientos intermitentes/interválicos de alta intensidad, de forma lineal (analítica), si se quisiera seguir este tipo de metodología de entrenamiento.

Además de estas pruebas, podemos encontrar otras, como una muy reciente la publicada por el grupo de Castagna, Impellizeri, Manzi (entre otros), 45-15 Test for Aerobic Fitness in young soccer players (Castagna, Iellamo, Impellizzeri, & Manzi, 2014), un grupo de investigadores de referencia, ya que es uno de los que más ha publicado sobre valoración física en fútbol.

Uno de los inconvenientes que se asocia a este tipo de pruebas es el hecho de que “miden” varios factores físicos [la capacidad anaeróbica, la capacidad de recuperación entre esfuerzos, la capacidad de aceleración (asociada al estrés neuromuscular) y las habilidades en los repetir sprints (RSA) y cambios de dirección (COD)]. Esto, supondría que un jugador podría compensar el resultado de los diferentes condicionantes (por ejemplo, una pobre potencia aeróbica con una gran capacidad anaeróbica), o que dos jugadores alcanzaran un mismo resultado con perfiles fisiológicos diferentes) (Mendez-Villanueva, 2013). Simplemente, tenerlo presente.
Aunque no es específica de los deportes colectivos (se obtiene de un test continuo y sin cambios de dirección), la velocidad máxima aeróbica (VAM) se sugiere como medida para la determinación (o reflejo) de la potencia máxima aeróbica del jugador, que además integra la economía de carrera (Diprampero, Atchou, Bruckner, & Moia, 1986). Esta medida se puede utilizar como referencia para la programación del entrenamiento de alta intensidad (Dupont, Akakpo, & Berthoin, 2004; Mendez-Villanueva, 2013).